PACIENTE DE GINEBRA, SEXTO “CURADO” DEL VIH TRAS UN TRASPLANTE DE CÉLULAS MADRE.

Investigadores del Instituto Pasteur y los Hospitales Universitarios de Ginebra han presentado, en el marco de la Conferencia Internacional sobre la Ciencia del VIH, el sexto caso de “curación” del VIH tras un trasplante de médula ósea.

Investigadores del Instituto Pasteur (Francia) y los Hospitales Universitarios de Ginebra (Suiza) han presentado en Brisbane (Australia), en el marco de la Conferencia Internacional sobre la Ciencia del VIH (IAS), el sexto caso de “curación” del VIH tras un trasplante de médula ósea, conocido como el paciente de Ginebra.

En febrero se publicaron en la revista científica Nature Medicine los detalles de un tercer caso de remisión del VIH tras un trasplante de médula ósea, el del paciente de Düsseldorf. Ahora se considera que un total de cinco personas (los pacientes de Berlín, Londres, Düsseldorf, Nueva York y City of Hope) se han curado probablemente de la infección por VIH tras recibir un trasplante de médula ósea.

En todos estos casos, la médula ósea procedía de donantes portadores de la rara mutación genética CCR5-delta 32, conocida por proporcionar a las células una protección natural contra el VIH. Ahora, la importancia del paciente de Ginebra reside en el hecho de que el trasplante se tomó de un donante que no es portador de la mutación CCR5-delta 32.

Por tanto, a diferencia de las células de otros individuos que se consideran curados, las de esta persona siguen siendo permeables al VIH. A pesar de ello, el virus seguía siendo indetectable 20 meses después de interrumpir la terapia antirretroviral.

El paciente de Ginebra ha vivido con el VIH desde principios de la década de 1990 y recibió terapia antirretroviral desde el principio. En 2018, se sometió a un trasplante de células madre como tratamiento para una forma especialmente agresiva de leucemia.

Un mes después del trasplante, los análisis mostraron que las células sanguíneas del paciente habían sido sustituidas en su totalidad por células del donante, y esto vino acompañado de una reducción significativa del número de células infectadas por el VIH. La terapia antirretroviral se redujo gradualmente y se interrumpió definitivamente en noviembre de 2021.

Las pruebas realizadas durante los 20 meses siguientes a la interrupción de la terapia no encontraron partículas virales, ni reservorios virales latentes, ni ningún aumento de la respuesta inmunitaria contra el virus en el organismo del individuo. Aunque estas pruebas no descartan la persistencia del virus en su organismo, el equipo científico puede clasificar al paciente de Ginebra como un caso de remisión de la infección por VIH.

Uno de los responsables de la investigación, el español Asier Sáez-Cirión, jefe de la Unidad de Reservorios Virales y Control Inmunitario del Instituto Pasteur, ha puntualizado, no obstante, que este procedimiento para “curar” el VIH “no es aplicable a gran escala debido a su agresividad”.

“Pero este nuevo caso aporta conocimientos inesperados sobre los mecanismos de eliminación y control de los reservorios virales, que desempeñarán un papel clave en el diseño de tratamientos curativos del VIH”, ha resaltado.

“Gracias a esta situación única, estamos explorando nuevas vías con la esperanza de que algún día la remisión o incluso la curación del VIH deje de ser un hecho aislado“, ha añadido la directora de la Unidad de VIH/sida de los Hospitales Universitarios de Ginebra, Alexandra Calmy.

 

A.J.

También te puede interesar...

Visitá nuestro canal y suscribite

Noticias relacionadas